ENVIOS A CIUDADES PRINCIPALES $13.000

ORGANIZAR TU COCINA ES MUY SIMPLE

 

Tus días comienzan y terminan en la cocina, ahí preparas el desayuno para una o varias personas y en la noche cocinando la cena o sirviéndote un café, entonces ¿por qué no iniciar y finalizar tus días en un lugar donde todo este organizado y ordenado? Aquí lo importante es que cada rincón trabajé para ti, que te haga la vida más fácil, tú te mereces una cocina organizada, lista para ayudarte con todas tus tareas del día, que te de tranquilidad y te haga feliz (sí, siempre he dicho que uno debe cocinar de buen ánimo para que todo quede delicioso).

 

En nuestra cultura la cocina es un lugar muy importante, no importa que tan grande o pequeña sea tu casa, la cocina es el corazón de nuestro hogar, es el centro del día a día con tu familia (y entre más grande es tu familia, más importante se convierte para ti este espacio), donde te reúnes con tus amigos o tus hijos y pasan un rato agradable, perfectamente puede ser una de las zonas más frecuentadas de tu casa y no te habías dado cuenta.

 

Organizar la cocina puede ser muy simple, ya están los muebles diseñados para que tú solo pongas tus frascos, ollas o alimentos donde corresponden, pero siempre existen dos preguntas clave: ¿cómo podemos saber si cierto lugar es el más adecuado para todo lo que tenemos en este espacio? Y ¿cómo podemos optimizar más sus espacios para que se ven despejado y con todo en su lugar?

 

A continuación, te daré algunos tips para que esta misión no sea imposible y comiences a organizar la cocina con el fin de que sea más funcional y que sólo sea cuestión de segundos volverla a poner en orden una vez se termina la jornada de preparación de tus comidas:

 

  1. Observa tu cocina: mira tú cocina con detenimiento, haz de cuenta que eres una persona que nunca había estado ahí, pregúntate qué tan llena esta (ideal que este ocupada solo un 70%), si todo lo que ves corresponde a la cocina (no debería haber elementos que no sean utilizados en la cocina) y si algún lugar en particular te genera ruido visual (la decoración y el orden deben ser armónicos). Ya con mirada de propietario de la cocina, piensa en tres aspectos básicos: hace cuánto no haces depuración, si tienes zonas claras de organización (categorías) y si al buscar algo lo encuentras rápido (deberías encontrar todo en menos de 30 segundos).

 

En este ejercicio inicial no te demoras mucho, en 5 minutos puedes revisar todos estos aspectos y así evidencias el estado actual de organización tu cocina para iniciar tu proceso con un diagnóstico rápido.

 

  1. Haz descarte consciente: depurar este espacio es esencial para que sólo tengas lo que realmente te gusta y usas, independientemente si haz realizado o no esta tarea recientemente, debes repetirla. Ve sacando el contenido de cada estante o cajón de tu cocina, no todo al tiempo, te vas a saturar, es mejor sacar por categorías y depurar en ese orden. Por favor saca alimentos vencidos (créeme, vas a encontrar comida que ya caduco hace mucho tiempo), cucharones u ollas que no hayas utilizado en 6 meses, si pudiste sobrevivir sin ellos durante todo ese tiempo, eso quiere decir que tienes algo que los ha reemplazado y no son esenciales para ti. Recuerda: para organizar la cocina debes sacar los objetos y alimentos por categorías y empieza a despedirte de todo lo inútil por categorías, así no te abrumas con todo por fuera. Una vez hayas sacado todo lo que no te sirve (no olvides reciclar envases de vidrio, papel y cartón), haz un inventario detallado, por categorías, de lo que se queda y ve zonificando tu cocina.

 

  1. Zonifica tu cocina: Teniendo todos los objetos depurados e inventariados en una lista, empieza a visualizar cómo estaba dividida tu cocina: alacena, zona de preparación de comidas, nevera, almacenamiento de productos de aseo, zona de vajilla, zona de lavar platos, entre otros. Debes analizar y revisar si todas las zonas que tienes estaban ubicadas de forma coherente con tu rutina diaria, por ejemplo, si te gusta preparar pasteles debes tener todo lo necesario de pastelería a la mano, eso quiere decir que tu nevera, cajón de moldes y alacena deben estar lo más cercano posible a tu zona de preparación de pasteles, eso se llama tener un “triángulo eficiente de trabajo”. Debes procurar que tus movimientos dentro de la cocina sean los más prácticos y rápidos posibles, así todo lo que hagas ahí facilitará tu vida y habrás completado un paso más para organizar la cocina.

 

  1. Poner todo en su lugar: Una vez ajustaste las zonas de tu cocina, debes empezar a darle un lugar especial a todos tus objetos y alimentos, de acuerdo con las zonas que planificaste (no olvides el “triángulo eficiente de trabajo”). Recuerda que la regla de juego en este paso es que debes poner iguales con iguales, esto quiere decir, separar los alimentos de los productos de aseo y las ollas de los tuppers (recipientes para almacenar la comida), y, obviamente, para cerrar con broche de oro esta etapa del proceso todo debe estar etiquetado, especialmente los alimentos de la alacena y los productos de aseo, apuesto a que tienes más de un frasco en la alacena o tarro debajo del lavaplatos sin nombre (alias NN) que podría estar vencido o ser peligroso para la salud. Esos tarros NN deben salir sin pensarlo, no te arriesgues.

 

Las etiquetas las puedes hacer a mano, con maquina profesional o a computador, preferiblemente que sean a prueba de agua (si las haces de papel debes forrarlas con contact transparente o cinta pegante gruesa), esta actividad es clave para mantener las zonas y el lugar asignado, así devolverlo a su lugar será más fácil para todos. En una cocina organizada todo tiene su lugar, porque así serás más ágil en este espacio y te moverás como un pez en el agua, no te estresarás intentando encontrar una olla que ni siquiera sabes si aún está ahí o si funciona adecuadamente.

 

  1. Aprovecha el espacio vertical: Encuentra esos rincones invisibles que nunca habías visto para poner tus alimentos u objetos. Esas paredes, entrepaños altos o detrás de las puertas pueden ser lugares perfectos para colgar o apilar tus cosas. Por ejemplo, en la alacena, tus enlatados o condimentos puedes utilizar organizadores escalonados, cajoneras , ganchos adhesivos para colgar cucharones o limpiones detrás de las puertas, o rejillas que sirven como entrepaños adicionales en las cuales podrás poner las latas clasificadas según su función o nombre. Estos productos te harán la vida más funcional, te ayudan a organizar de manera más simple y a utilizar el espacio vertical de tu mueble.

 

  1. Mantener y organizar la cocina: Ya todo está depurado, zonificado, etiquetado y en su lugar, todo se ve limpio y organizado, pero y ¿ahora cómo la mantengo así? Es cuestión de tener mejores hábitos de orden y un trabajo en equipo impecable. Empieza a devolver todo a su lugar al instante que lo utilizas: sacaste la pimienta para darle sazón a una comida, no lo pienses tanto, que no te gane la pereza y devuélvela a su lugar al instante, no es “más tarde lo hago” es ¡ya!, no te demoras ni 30 segundos haciendo esto, y así sucesivamente con todo lo que uses y saques de la cocina. También tu familia, amigos y ayudantes hacen de este espacio la diferencia: todos pueden aportar su granito de arena para organizar la cocina. Enseñarles a poner todo en su lugar o simplemente cerrar los cajones o puertas a penas los abren, son pasos y rutinas importantes para que logren mantener este espacio y todos sean felices. El trabajo en equipo es la clave, involucrar a toda la familia es esencial para que organizar la cocina no solo dependa de una persona y así el “corazón de tu casa” siempre esté organizado y disponible para ayudarles a tener unas mañanas y noches más tranquilas.

 

Por: Liliana Ramírez
Organizadora Profesional de Espacios, Interior Planner (Tip Method, USA) Especialista en Organización Residencial (Certificado por NAPO, USA). Creadora y CEO de Get Simple. www.getsimple.com.co cel: 3102389865