ENVIOS A CIUDADES PRINCIPALES $13.000

REGRESO A LA OFICINA

 

El año 2020 sin duda fue un año que nos cambió.  

La manera de cuidar nuestra salud, relacionarnos y aprender una nueva forma de estar en casa integrando todas nuestras actividades como miembros de familia y profesionales nos presentó retos y nuevas ideas de convivencia. Y sin duda, para que todas estas funcionaran la Organización, cumplió el papel más importante. 

Muchos aprendimos de nuevo a organizar horarios, espacios, comidas y tiempos de ocio para que ninguna de estas actividades perdiera importancia y protagonismo, sobre todo, para que cada una de ellas nos ayudaran a mantenernos saludables física y mentalmente. 

Ahora, es tiempo de regresar. 

El 2021 llega con la esperanza de reactivar de forma paulatina nuestra vida en sociedad, lo cual incluye, el regreso presencial a las oficinas.

En ellas, tenemos la base de muchos temas de organización que ya sabíamos, aprendimos o mejoramos.

Yo, que he tenido el privilegio de trabajar para diferentes empresas he aprendido el valor de la organización para lograr ambientes eficientes y eficaces y sobre todo, para lograr ambientes llenos de armonía, por eso, comparto mis 5 puntos básicos para que este regreso a trabajar venga cargado de la mejor de las energías: 

Limpia tu puesto de trabajo: si nadie más hizo uso de él durante tu ausencia o por el contrario si alguien te reemplazó en funciones, limpiar tu puesto de trabajo debe ser tu primera regla para comenzar. Saca todos tus elementos del escritorio o cajones de muebles auxiliares y utiliza un producto desinfectante para limpiar cada espacio. 

  1. Depura: ahora que regresas y después de tu larga ausencia podrás notar que muchos artículos que guardas o colocas en tu escritorio ya no son necesarios (pudiste trabajar y vivir sin ellos). Saca todo lo que veas ya no es requerido o no necesitaste durante este tiempo y conserva sólo los implementos básicos. 
  2. Visualiza el espacio y determina las áreas: resulta importante determinar qué clase de actividades se llevarán a cabo en cada zona pues es seguro que se cuente con un área principal de trabajo (tu escritorio por ejemplo) y áreas de referencia (dedicadas a las estanterías, archivadores y/o carpetas clasificadoras). En este sentido, lo que más recomiendo suele ser colocar cerca, aquellos materiales y equipos que se utilicen con mayor frecuencia, mientras que los que no suelen tener un uso constante, pueden guardarse.
  3. Organiza los cajones: es necesario colocar los artículos que se utilizan de forma usual (bloc de notas, sobres, sellos, etc.) dentro de un mismo cajón. De la misma manera, es recomendable el uso de organizadores de cajón con el fin de mantener en orden elementos pequeños como pueden ser lapiceros, borradores, marcadores, saca grapas, pegantes, cintas o clips. De igual modo, es conveniente usar un cajón independiente para colocar los objetos personales.
  4. Evita los excesos: muchas veces, lo que entorpece la operatividad de una oficina es la sobrecargada que se encuentra en elementos innecesarios que sólo cumplen la misión de decorar o que por el contrario distraen y bajan tu productividad, Evítalo. Menos siempre es más. 

No olvides agregar a esto tu EstilO. Una plantita pequeña que no necesite mucho cuidado adornará el espacio y ayudará a tener un ambiente más fresco. 

Y así, a disfrutar de un entorno limpio donde encontrarás a primera vista lo que necesites, donde tus ideas se aclararán, tu autoconfianza crecerá y donde tu vida, ligera de peso, se concentrará más al futuro que en el pasado y esto, por seguro, tus compañeros y equipo lo agradecerán.

Por: 
Elízabeth Ordosgoitia 
Administradora Industrial, Especialista en Mercado y Teorías de Organización.
@eliordos